El tapete de yoga es una parte esencial en una buena práctica. Éste  hará que nos sintamos cómodos y que podamos ejecutar posturas de la mejor manera posible.

Existen muchísimas marcas que nos presentan tapetes de un gran rango de tamaños, grosores y colores; y es por eso que adquirir un tapete puede llegar a ser bastante confuso. Cuando compres el tuyo, además de tu presupuesto, te recomendamos que tomes en cuenta los siguientes tips para poder escoger un buen tapete:

1. Grosor: esto va a depender mucho de tu preferencia personal. Algunas personas prefieren los tapetes delgados porque son los más fáciles de llevar de un lugar a otro, pero esto también significa que habrá mucho más contacto con el piso durante la práctica. Por otra parte, los tapetes muy gruesos pueden hacer que pierdas el equilibrio y son más pesados. Sin embargo, este tipo de tapetes son ideales para aquellas personas con problemas en muñecas, rodillas y túnel carpiano.

Nosotros recomendamos un tapete de unos 4 ó 5 mm de grosor; ni muy delgado ni muy grueso. Cuando lo compres presiona tus dedos contra el tapete y fíjate que no se queden marcados (de lo contrario no te dará soporte ni estabilidad).

2. Textura: asegúrate de que la textura permita que haya suficiente estabilidad y agarre entre tu cuerpo, el tapete y el piso. ¡No querrás resbalarte ni perder la concentración por miedo a que se deslice tu tapete a media postura!

3. Tamaño: un tapete promedio mide alrededor de 182 cm por 60 cm y consideramos que es un muy buen tamaño para tu práctica de yoga. Sin embargo, el tamaño dependerá de tus necesidades. Si crees que te hará falta espacio elige un tapete más alto o más ancho dependiendo del caso.

4. Comprar en la tienda o comprar en línea: aunque la mayoría de las tiendas en internet ofrecen descripciones bastante buenas sobre sus productos nosotros recomendamos que la compra sea física. De esta forma podrás estar 100% seguro de que el tapete que estás comprando cubre a la perfección todas tus necesidades.

5. Color: aunque probablemente no es algo tan relevante, recuerda que estarás viendo tu tapete un largo rato… asegúrate de escoger un color agradable para tu vista. También toma en cuenta que la suciedad es más notoria en los colores claros y probablemente van a necesitar más mantenimiento.

6. Material: ¿sabes de qué está hecho el tapete de yoga que estás comprando? Lo más probable es que esté compuesto por PVC, caucho natural o corcho, y cada uno de estos materiales tiene sus ventajas y desventajas. El PVC es dañino para el medio ambiente, pero la esperanza de vida de tu tapete será muchomás larga. El caucho natural es una excelente opción; es de larga duración y amigable con el ambiente, pero tendrás que estar preparado para soportar el olor durante algunas semanas. El corcho, a pesar de seramigable con el ambiente, es el material que hará que tu tapete se desgaste más rápido.

¡Esperamos que estos tips hayan sido de gran ayuda!
Namasté,
Mua Infinita