Son muchos los cambios que experimenta una mujer embarazada, éstos no sólo a nivel físico, sino también mental, emocional, contextual e incluso espiritual. Todos ellos se interrelacionan, por lo que cualquier modificación que ocurra en alguno de estos aspectos, influirá en todos los demás. El yoga prenatal ofrece una vía de ajuste armonioso para la mujer embarazada en todos estos ámbitos de cambio.

DSC03847tono

El Yoga Prenatal…

Te ayudará a mantener buena condición físicapara que tengas mayores posibilidades de participar en trabajo de parto promoviendo durante el embarazo, un buen ritmo cardíaco, pulmonar y circulatorio. Durante el embarazo se presenta un ensanchamiento de los vasos sanguíneos para un aumento de sangre de aprox. 5 litros hasta cerca de 6,5 litros hacia el final del embarazo. Esto implica más trabajo para el corazón y ajustes en los patrones respiratorios de los pulmones. Yoga prenatal propone ejercicios respiratorios para que no te quedes sin aliento; posturas para el fortalecimiento del corazón y el retorno venoso, lo que ayudará a que la sangre fluya mejor, reduciéndose la hinchazón y la probabilidad de desarrollar venas varicosas, pero sobre todo, poder estar en mejores posibilidades de no rendirte por cansancio.

Hará que promuevas un óptimo funcionamiento hormonal: algunas posturas de yoga estimulan las glándulas que controlan la producción de hormonas vitales en el embarazo para la buena salud física de la mujer embarazada y del bebé.

Evitará la acumulación de líquidos en pies y tobillos, ya que el cuerpo tendrá un excedente en células y tejidos de aproximadamente 7 litros de agua.

Te permitirá trabajar la zona central del cuerpo (espalda, glúteos y abdomen), sobre todo el transverso abdominal, el cual sirve de apoyo a la columna y si está fuerte, ayuda a evitar molestias en la región lumbar (común en el último trimestre). Resulta muy positivo fortalecer el transverso abdominal ya que es uno de los músculos principales usados durante el parto para empujar al bebé.

Te ayuda a fortalecer el suelo pélvico (conjunto de 8 músculos alrededor de la vagina y el ano, llamado pubococcígeo): debido a que los ligamentos y articulaciones pélvicos se ablandan gracias a las hormonas progesterona y relaxina para que aquellos que sujetan al útero se expandan mientras crece el bebé y al momento del parto, necesitan ser protegidos por músculos abdominales fuertes y tonificados y generar buena circulación en las arterias que los alimentan. En otras palabras, si el suelo pélvico permanece fuerte y elástico ayudará también a:

  • mantener/soportar mejor el útero mientras crece, así como los órganos internos abdominales en su lugar, dando mayor estabilidad,
  • reducir la probabilidad de incidencia de incontinencia urinaria,
  • facilitar el proceso de dilatación para el parto,
  • tener mayor riego sanguíneo en la zona pélvica y abdominales, lo cual es sumamente bueno para el desarrollo del bebé y también aumenta las sensaciones sexuales,
  • mejorar la alineación de la cadera y de sus articulaciones,
  • lograr una rápida recuperación y curación e incluso para recobrar el tono muscular de toda la zona pélvica y abdominal.

Mejora la postura, lo que hace que el bebé disfrute de más espacio y a la futura mamá le ayuda a evitar lumbalgias, hombros caídos y tensión cervical, evitándose dolor de espalda y presión excesiva en articulaciones, síntomas comunes del embarazo.  Reducirás la tensión en la zona superior de la espalda y hombros, mejorando la situación de encorvamiento típica en el embarazo por la nueva presión en torso derivado del aumento del volumen del pecho y a nivel de lumbares, derivado del aumento del vientre. *Mejora por todo lo anterior la calidad de los movimientos sin forzar las articulaciones, dándote además mayor equilibrio y coordinación.

10653474_10153535568713725_1179885640621555762_n

Los beneficios del yoga penatal no se quedan a nivel físico:

Una buena postura hace que proyectes una imagen de buen ánimo y disposición, mayor armonía, elegancia, agilidad y confianza, mejorando también la percepción de ti misma. Con el yoga, la memoria muscular puede reeducarse y con el tiempo la buena postura y gracia se vuelven automáticas.

Mayor equilibrio y coordinación, se traduce en más confianza  al moverte conforme vaya creciendo tu vientre.

El yoga prenatal a nivel emocional, mental, espiritual:

Ayuda a manejar mejor los miedos relacionados con el embarazo (a los cambios, al dolor a no saber/poder, etc.) al fomentarse durante las clases, la práctica de la meditación y de respiración consciente, para contactar con tu paz y sabiduría.

Te brinda  mayor conciencia de ti misma, de lo que ocurre en ti, en tu cuerpo y con tu bebé, lo que a su vez genera mayor seguridad y confianza al acercarse el momento del nacimiento y mayores probabilidades de disfrutar tu embarazo.

Efectos de relajación y tranquilizantes, que benefician a ambos, incluso al resto de la familia.

Tu bebé te percibe mejor de lo que hubieras imaginado: siente y experimenta incluso químicamente, cómo te encuentras. El yoga prenatal promueve un embarazo consciente, que te conecta contigo y con tu bebé. 

 

¿Tienes alguna duda o comentario? Háznoslo llegar. Millones de bendiciones… Que esta sea una etapa hermosa para ti y tu bebé.